Es mejor que España esté fuera del EURO o es peor?

España neutral y soberana. Si quieres la paz monetaria, prepara la guerra de divisas. El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, quiso saltar al ruedo a lucirse por verónicas y acabó tropezando con el trapo. Suerte que el novillo no estaba por la labor. De hecho, el senador socialista Gregorio Medina se mostraba muy sorprendido con la declaración del lugarteniente de Luis de Guindos y aclaraba que “nadie en su grupo está planteando que España salga del euro”. ¿Qué había dicho Fernando Jiménez Latorre? Aprovechando su comparecencia en el Senado, explicó que “para España la alternativa de estar fuera del euro es mucho peor que la de estar dentro. La salida del euro tendría unos costes que hacen que no sea una alternativa”. De lo que se deduce de un modo lógico que existe un debate.

Entre los motivos que expuso el Secretario de Estado, destacan dos tipos de razones. En primer lugar, el supuesto incremento de la carga de endeudamiento por usar una divisa más débil y el consiguiente incremento de los costes de financiación. En segundo lugar, los problemas de desequilibrios institucionales de la eurozona y la necesidad de ajustes de la economía española, que no se resuelven quedando fuera del Proyecto Europeo. La solución sería “reforzar” las instituciones europeas. Si no te gusta la tónica, es porque no la has probado lo suficiente.

En realidad, son dos problemas de naturaleza diferente. “Salir” del euro y “estar fuera” del euro son cuestiones de política económica distintas. Estar fuera del euro sería una situación idílica para las empresas y los ciudadanos españoles, y se podrían recuperar con rapidez 2 millones de puestos de trabajo. “Salir” del euro plantea dificultades logísticas, pero no está nada claro que su coste supere el beneficio. De hecho, es bastante probable que no existan dichos costes que se usan a modo de espantapájaros para evitar un debate absolutamente necesario. Entre soportar un trato humillante y contraproducente como el que ha recibido Chipre, o salirse del euro, no hay la menor duda. El pueblo de Israel, guiado por Moisés, no se preocupó de cuestiones menores de intendencia, o por tener menos agua para beber en el desierto que en las cárceles de Egipto.

Es cierto que muchos ajustes de la economía española no se resuelven con un cambio de moneda, pero no es menos seguro que la salida voluntaria de España del Euro pondría fin al desbarajuste institucional provocado por Alemania en el seno de la UE. Por otra parte, el temor a un encarecimiento de la deuda y a los ataques del mercado contra la moneda española es infundado. Por fundamentos históricos, una nueva unidad de cuentas cotizaría en los niveles actuales del dólar americano, un 20/25% por debajo de la cotización actual del euro, con un tipo de interés sostenible entre el 0 y el 1%. De entrada, la economía española contaría con un superávit presupuestario claro. Los beneficios de un mayor control de las importaciones superarían con creces los pequeños costes en el cambio de divisas. En cuanto a la cuestión de las deudas de particulares y empresas, existen fórmulas sencillas para eliminar el riesgo. En momentos como estos en que se está reformando la Ley Hipotecaria, no cuesta casi nada permitir que los titulares de los contratos puedan convertir de forma voluntaria su hipoteca en un póliza multidivisas asegurada, con menores tipos y cuotas.

¿Crees que España debe prepararse para salir del euro de forma voluntaria, y sin previo aviso? ¿Tiene algún sentido económico y político estar en un club que no aporta ningún beneficio y puede desencadenar graves conflictos? ¿Para el viaje a ninguna parte que le van a ofrecer a Chipre, tiene sentido que se molesten en llenar las alforjas? ¿Entre confiscar y robar el 40% de los ahorros de los ciudadanos, o salir del euro, hay elección? ¿Tiene algún sentido que para evitar que el BCE imprima 17.000 millones de euros se hayan causado en los mercados pérdidas que ya superan el billón de euros? ¿Si no podemos cambiar la disparatada política alemana en Europa, tiene sentido seguir bailando al son que tocan? ¿Por qué crees que no se atreven a explicar que desde un punto de vista especulativo la salida del euro sería muy beneficiosa para España?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s